Archivos para traducción

Estás contratado

Seba Bortnik —  25 febrero 2009 — 8 comentarios

Hace un tiempo leí un artículo que me gustó mucho. Como está en inglés, les dejo el enlace a los que quieran/puedan leerlo pero les comento un poco de qué se trata y las ideas más importantes. Todo el contenido que dejo a continuación es, o bien una traducción literal, o algo lo más parecido. Es decir que el único mérito que merezco sobre estas palabras es por su traducción amateur y por compartirlas con ustedes. El resto del mérito, para el autor del post (Clarence Ewing). Les recuerdo también que esto es solo un resumen y el post original es más extenso.

5 Job Interview Questions That Mean You’re Not Getting Hired…And One That Means You Are

(5 preguntas de entrevistas de trabajo que significa que no estás contratado, y las que significan que sí)

Las entrevistas de trabajo es un ritual en nuestra sociedad, y como en cualquier ritual existen patrones. Ubicación, vestimenta y comportamiento son estandarizados según la industria. También lo son, las preguntas que los entrevistadores hacen a los entrevistados.

Este artículo pone el foco en unas preguntas de entrevista particulares, que yo las llamo las preguntas “No estar contratado”. Las llamo así por dos razones: Primero, porque las preguntas que entran en esta categoría se han vuelto una rutina en las entrevistas y, quién lo pregunta, raramente presta atención a la respuesta (y por una buena razón, como explicaré más tarde). Segundo porque no importa cómo el entrevistado responda la pregunta, la información no ayudará a quién busca un empleado.

Las preguntas

“Hablame de vos”

En realidad, esta pregunta sirve para un único propósito: es un test general para ver si vos podés hilar dos o más oraciones juntas.

Y además, luego de que vos te preparaste horas (o días) para esta conversación, está claro que la persona que te entrevista no se tomó ni cinco minutos para leer tu currículum antes de sentarse juntos.

Se puede decir con seguridad, que si la decisión del empleo no tiene nadaque indagar más que vagas generalidades sobre tu existencia, probablemente no serás considerado seriamente para el trabajo.

“¿Cuáles son tus mayores defectos?”

Idealmente, tu respuesta a esta pregunta revelará rasgos valorados como la auto crítica,  la madurez, la honestidad y la humildad, ¿no?

Según mi opinión, no hay ninguna razón real para hacerte esta pregunta. Cuanto más tiempo te tomes respondiendo esta pregunta, básicamente le estás dando más razones al entrevistador para no contratarte.

“¿Dónde te ves en 5 años?”

Rápido, hace cinco años, ¿te veías a vos mismo en el lugar donde estás ahora? Probablemente no, por una pequeña cosa llamada vida, una serie de eventos que tienden a volver inútil cualquier plan a cinco años.

Además, si contestas “solo estaría feliz sentado engrapando reportes” el entrevistador pensará que tienes poca ambición. Si contestas que “quieres ser CEO en cinco años” dirán que sos muy ambicioso. Hay más formas de contestar esta pregunta mal que bien.

“Contame sobre aquel tiempo cuando vos…”

Por lo general, estas preguntas te obligan a hablar de tiempos pasados en que la pasaste mal en el trabajo. Ellos te quieren escuchar contar sobre compañeros de trabajo difíciles, objetivos incumplidos, clientes enojados, etc.

“¿Cuántas estaciones de servicio hay en Estados Unidos?”

Estas preguntas parecen sin sentido e irrelevantes. Eso es porque lo son.

Probablemente el entrevistador leyó en algún libro de Management que este tipo de preguntas revelan sobre cómo vos te acercás a la solución, y tu forma de pensar.

Una entrevista de trabajo o un concurso de belleza

Todas las preguntas que describí arriba son más para un concurso de belleza, o un talk show. El problema con estas preguntas es que intentan cumplir la imposible tarea de conocer a otra persona en una o dos horas. Todo lo que hacen es crear la ilusión de que el entrevistador y el entrevistado están teniendo una importante charla.

La pregunta que importa

Antes de contarles la pregunta, dejenme darles tres escenarios:

* Estas sentado en tu casa y se rompe la cocina. Llamás al plomero para que la arregle y cuando este llega a tu casa vos le decís: “Antes de empezar, ¿me podrías decir dónde te ves en cinco años?”

* Su auto se queda parado. Usted llama a la grúa y cuando llegan, antes de darle las llaves, les decís: “¿Cuáles son tus mayores debilidades?”

* Vos y tu familia están planeando un viaje en avión. Están un poco nerviosos, como la mayoría de la gente que viaja. Para estar más tranquilo te acercás al piloto y le decís: “¿Cuántos edificios hay en la ciudad de New York?”

La mayoría de ustedes pensarán que estos escenarios son estúpidos. Y es que así lo son. Y eso se debe a que en ningún momento obtienen información sobre la pregunta que importa: ¿Vos podés hacer este trabajo?

La pregunta antes de la pregunta

Antes de hacer LA pregunta, la que importa, deberías hacer otra pregunta previamente: “¿Cuál es el trabajo para el que te estás presentando?

Es increíble la cantidad de candidatos (incluido yo mismo) que han ido a entrevistas de trabajo sin tener idea de cuáles son las actividades diarias del trabajo al que se están postulando.

Es aún más desconcertante cuántos profesionales de RRHH no tienen mucha noción del trabajo diario para el que están entrevistando.

Soluciones

A fin de mejorar las posibilidades de invertir menos tiempo en charlas con extraños y más tiempo siendo contratado, quién busca un trabajo debe hacer lo siguiente antes de una entrevista:

  1. Averiguar específicamente para qué trabajo uno está haciendo la entrevista.
  2. Preparar respuestas que puedan probar que uno está preparado para hacer el trabajo.
  3. Practicar las respuestas de las preguntas irrelevantes, pero de forma tal de llevar la conversación a LA pregunta que realmente importa.
Cuanto más sepas del trabajo para el que te estás presentando y tu habilidad para hacer ese trabajo, mejor te ira en la jungla del mercado laboral actual.
¡Feliz cacería!
Anuncios

Nota: este post ha sido actualizado al pie.

Hoy me entero de algo muy feo leyendo Punto Geek. Es que a uno, que le tiene cariño a Google, le da tristeza ver estas cosas en donde Google parece ser un poco “evil“.

Miren cómo traduce Google Translate, de español a inglés, si uno pone “videos de Vimeo” (nota: Vimeo es una de las competencias de YouTube):

Enseñemos a traducir a Google

Enseñemos a traducir a Google

Pueden comprobarlo por ustedes mismo haciendo clic aquí.

Luego de publicar este post, como siempre, envío un correo a gente de Google Latinoamérica a ver si quieren dar alguna explicación oficial.

Por el momento, propongo una campaña de iniciativa: enseñemos al traductor de Google a respetar a la competencia.

Para ser parte de la campaña, seguir estos pasos:

  1. Ingresar a la errónea traducción (aquí).
  2. Presionar el botón “Proponer una traducción mejor” (puse un recuadro azul en la imagen).
  3. Proponer la traducción “Vimeo videos“.

Así de simple, veamos si podemos generar suficiente cantidad de propuestas para que lo cambien. Obviamente, los invito a difundir la campaña ya que creo que será positivo para todos que Google cambie esto. Además, quizás sea una buena oportunidad de demostrarnos que el monopolio de Google tiene la ventaja de que con unos pocos clics, podremos influir en sus “errores”.

Si tenemos éxito, actualizaré la entrada ni bien Google corrija el error (sea por nuestra campaña o no) :mrgreen:

Actualización 23/02 23.45hs.: Respuesta de Daniel Pastor, Communications & Public Affairs Manager for Latin America,

Hola Sebastián,

Nuestro sistema de traducción automatizada funciona sobre la base de textos en los dos idiomas relevantes. Siempre estamos mejorando nuestro algoritmo para minimizar el número de errores.

Saludos,
Daniel

Actualización 24/02 9.10 hs.: La traducción ya ha sido arreglada. Nunca sabremos si influimos en dicha modificación, o no. 😉