Archivos para mundial

Resulta que ayer fue el día de la NO violencia de género, un mal que aqueja cada vez más a nuestras sociedades, otro síntoma de lo mal que estamos, pero también de lo solos que estamos y de lo infelices que estamos (y esto aplica para quien golpea y quien es golpeado, en proporciones obviamente diferentes). Me ha asombrado en los últimos años cómo han crecido los casos de mujeres que mueren víctimas de violencia de género, cada vez que uno escucha una noticia así me genera mucha angustia, alguien que soporta una situación como esta es porque no encuentra la forma de salida.

Hace un par de años leía una entrevista a una mujer que pudo salir de una pareja golpeadora y que militaba desde su fundación ante este problema (si no me equivoco era en Perú) y ella decía algo muy claro, el machismo cultural y la falta de programas de inserción laboral para mujeres golpeadas son claves en esta problemática.

El machismo cultural llega a niveles extremos en algunos lugares pero incluso en países donde es moderado, como el que vivo, es bastante asqueroso, hay machismo escondido en muchos de los comentarios y paradigmas con los que vivimos diariamente.

Por otro lado, recuerdo en aquella entrevista cómo se manifestaba que muchas veces los programas contra la violencia de género están orientados a dar contención psicológica a las personas mal tratadas, y esta persona decía que lo que necesita una persona en esta situación, es dinero y trabajo, que generalmente terminan siendo los motivos por los cuales no se animan a denunciarlo, porque si no tienen trabajo y dinero para mantenerse es muy difícil enfrentarlo, y recuerdo leer que entre las mujeres mal tratadas había un importante porcentaje de dependencia económica del hombre.

No entiendo cómo este no es tema de agenda de los políticos, probablemente por el machismo cultural plantear la violencia de genero como un tema importante en la agenda no será lo más marketinero para nuestros interesados políticos, pero es un tema que todos deberíamos tener en nuestra cabeza y, mientras podamos, recordarlo, tenerlo presente y actuar si fuera necesario.

Un día más tarde, sigue valiendo la pena recordar que un hombre que le pega a una mujer, no es un hombre, NO a la violencia de género.

Ya les conté que tuve la suerte de conocer hace unas semanas la hermosa ciudad de Berlín y en esa visita, elegí el último día hacer un tour para conocer un campo de concentración, más particularmente Sachsenhausen (hago copy-paste cada vez que tengo que ponerlo, obvio que no lo escribo, y ni mucho menos lo pronuncio). Imaginé que ir a un campo de concentración sería una experiencia fuerte, triste y complicada; pero me pareció que era una oportunidad especial poder ver las “memorias” de un hecho histórico como el holocausto y la segunda guerra mundial. Y me quedé corto. La experiencia fue más fuerte de lo que pensaba, y valió más la pena de lo que pensaba.

Como digo siempre, este no es un post histórico. Si no sabés qué carajo pasó en la segunda guerra mundial, qué fue el holocausto, quién fue Hitler o qué es un campo de concentración, estoy seguro que puedes pasar 10 minutos entre Google y la Wikipedia para adquirir los conocimientos básicos antes de seguir leyendo. Finalmente, el tour lo hice con Viva Berlín, y aprovecho para recomendarlos para aquellos que vayan a viajar por esas tierras, todo funciona correctamente y los costos de los tours son muy accesibles.

Ahora sí, vamos a la experiencia en sí y vale la pena empezar por el final. Cuando terminó el día chateaba con mi hermano y me preguntaba si me había “pegado” (emocionalmente hablando, no es recomendable consumir drogas al momento de visitar un campo de concentración) de una forma particular la visita por el hecho de tener orígenes y familia judía, y le contesté que nadie que se precie de ser un ser humano y tener algo de sentimientos puede salir bien de esa visita. Obviamente que si uno es judío o vivió una vida judía (como fue mi caso, hoy devenido en ateo), estudió al holocausto de chico, tuvo la suerte de conversar con sobrevivientes de campos de concentración o conoce familias y amigos que perdieron seres queridos allí, puede tener algún significado especial. Pero lo importante no pasa por allí. El holocausto fue un crimen contra toda la humanidad (sí, trillado, pero real), pero además posee algunas características particulares que profundizan lo acontecido en cualquier guerra: lo que se hizo en el holocausto fue macabro. Se que es macabra la guerra, que la gente muera por una bala o que la gente muera de hambre en el África. Todos me parecen crímenes contra la humanidad. Pero acá en el holocausto aparecen algunos componentes realmente fuertes, por la forma en que el nazismo logró industrializar la muerte y por el logro de convencer al pueblo alemán (y muchos otros) para gobernarlos (recordemos: el nazismo llegó al poder por el sobre valorado voto popular).

CampoHomenaje

Dos o tres cosas que me quedaron muy grabadas de la visita. En primer lugar, cómo el nazismo trabajaba para que los soldados pudieran realizar una tarea tan difícil como la que realizaban. Matar gente no es fácil. Matarlos masivamente y en circunstancias infra-humanas, menos aún. Y para ello el nazismo apelaba a algunas estrategias macabras, que pueden verse en el campo y los museos que hay dentro de él. Por ejemplo, se veían imágenes de presos que estaba siendo golpeados con látigos. Pero he aquí el detalle: en las imágenes capturadas se veía claramente cómo el “golpeador” era otro prisionero mientras los oficiales miraban atentamente. Es decir, obligaban a otros prisioneros a golpearse entre ellos. Parece un detalle, pero la suma de estos detalles ayudaba a que los soldados pudieran vivir con ello. Y nuestra guía nos contaba cómo esto estaba estudiado por los nazis.

Continuar leyendo…

Mundo Binario retro: ¿no habría que controlar la natalidad para frenar la super población mundial? Dejame tu opinión