Archivos para hablar

Hoy escribo este post para reconocer una discapacidad que tengo: no puedo callarme cuando alguien me dice una estupidez, por más injustificada que sea, por más carente de sustento que sea una idea, por más estúpido que sea quién la plantea, cuando alguien me dice algo no puedo no contestarle. La semana pasada tuve una fuerte discusión con una persona (mayormente por Twitter) y algunos seguidores que se sumaron. No viene al caso a qué se debe la misma, no quiero hablar de eso hoy aquí. El tema es que por algo que hice en una charla se me acusó de algo bastante feo y elegí ponerme a discutir con esta persona si lo que decía sobre mí (en este caso que era machista y fomentaba la violencia de género). Y no pude callarme, primero pedí disculpas, después intenté con el humor y finalmente terminé un poco agresivo.

Luego del incidente varios amigos (varios en serio) me manifestaron que la solución a todo hubiera sido no contestar, salir de la discusión. Y les agradezco que me lo digan y lo valoro muchísimo, pero a todos ellos le tuve que contestar lo mismo: no puedo, no me sale. O sea, no me sale porque no puedo permitir que alguien diga una pavada y no contestarle, mi forma de ser no puede, es más fuerte que yo. No puedo permitir que alguien diga que soy un hijo de puta y no contestarle, de nuevo, por más carente de fundamento que sea dicha opinión.

No se si se trata de un principio (ya dije varias veces en este blog: el problema de este mundo no es la gente mala, es la gente buena que no dice o hace nada), del defecto de que soy un calentón total o de un ideal de que con humor y diálogo los idiotas se pueden volver menos idiotas. Yo creo que se trata de todo eso junto, pero cada uno es libre de ponerme donde quiera.

Lo que sí es un hecho, es que no puedo, no le encuentro sentido a no decir lo que pienso para evitarme un problema, no se lo puedo encontrar. O sea, no voy por la vida evitando discusiones o evitando problemas, no me preocupa tanto discutir con alguien.

Alguien me diría: ahora quedaste peor. Es relativo, dos o tres personas que se hubieran creído lo que se decía de mí terminaron dialogando conmigo en privado y pude explicarles que no soy machista y que, de hecho, me repele bastante la idea. Es cierto, otras tantas no cambiaron de opinión, ¿y qué? Yo hice lo que me sale.

¿Por qué tendría que haber evitado la discusión? Si es para evitarme un problema, es relativo, desde el momento en que alguien me agrede ya tengo un problema, también lo estoy evitando si no le contesto y no dejo mi opinión.

Eso no quita que no aprendí un par de cosas en esta discusión (creo, la más fuerte discusión que he tenido en redes sociales de forma pública), unas cuantas, y hubiera cambiado varias cosas (quizás amerite otro pos), pero en ningún momento me arrepiento de haber contestado (a mi estilo, con humor, sarcasmo, lo cual lo hace más dificil a veces) y no haberme quedado callado.

Como dije alguna vez, no me molesta enojarme, puedo estar enojado y ser feliz; creo que lo mejor es poder tener estas diferencias, manifestar nuestras opiniones y en el fondo de esto, seguir eligiendo ser felices.

Se escuchan opiniones sobre este tema (hablar o no hablar), comentarios sobre si soy o no machista, serán eliminados automáticamente. 🙂