Resulta que ayer fue el día de la NO violencia de género, un mal que aqueja cada vez más a nuestras sociedades, otro síntoma de lo mal que estamos, pero también de lo solos que estamos y de lo infelices que estamos (y esto aplica para quien golpea y quien es golpeado, en proporciones obviamente diferentes). Me ha asombrado en los últimos años cómo han crecido los casos de mujeres que mueren víctimas de violencia de género, cada vez que uno escucha una noticia así me genera mucha angustia, alguien que soporta una situación como esta es porque no encuentra la forma de salida.

Hace un par de años leía una entrevista a una mujer que pudo salir de una pareja golpeadora y que militaba desde su fundación ante este problema (si no me equivoco era en Perú) y ella decía algo muy claro, el machismo cultural y la falta de programas de inserción laboral para mujeres golpeadas son claves en esta problemática.

El machismo cultural llega a niveles extremos en algunos lugares pero incluso en países donde es moderado, como el que vivo, es bastante asqueroso, hay machismo escondido en muchos de los comentarios y paradigmas con los que vivimos diariamente.

Por otro lado, recuerdo en aquella entrevista cómo se manifestaba que muchas veces los programas contra la violencia de género están orientados a dar contención psicológica a las personas mal tratadas, y esta persona decía que lo que necesita una persona en esta situación, es dinero y trabajo, que generalmente terminan siendo los motivos por los cuales no se animan a denunciarlo, porque si no tienen trabajo y dinero para mantenerse es muy difícil enfrentarlo, y recuerdo leer que entre las mujeres mal tratadas había un importante porcentaje de dependencia económica del hombre.

No entiendo cómo este no es tema de agenda de los políticos, probablemente por el machismo cultural plantear la violencia de genero como un tema importante en la agenda no será lo más marketinero para nuestros interesados políticos, pero es un tema que todos deberíamos tener en nuestra cabeza y, mientras podamos, recordarlo, tenerlo presente y actuar si fuera necesario.

Un día más tarde, sigue valiendo la pena recordar que un hombre que le pega a una mujer, no es un hombre, NO a la violencia de género.

Anuncios

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s