El correr es un placer… cuando viajas

Seba Bortnik —  3 octubre 2013 — 2 comentarios

Esto del running de a poco va transformando varias cosas de mi vida, y uno termina haciendo cosas que antes hubieran sido imposibles. El martes llegué a Berlín, hermosa ciudad, nunca estuve aquí en mi vida y no voy a estar tantos días. Pero resulta que llegué tipo cinco de la tarde, a las ocho tenía una cena, y lo que hice fue subir a la habitación, abrir la valija, cambiarme para salir y a correr y… wait for it… salí a correr. Sí, recién llegado a Berlín, cansado del viaje, con poco tiempo, lo que hice fue salir a correr. De a poco voy incorporando estas “locuras” a mi vida, pero me salió de adentro. Llegué, y lo que más tenía ganas de hacer era correr. Hacía casi 9 días que no corría, venía comiendo mucho los últimos días, así que, a correr.

Así es el running, se va metiendo de a poco en tu vida pero termina siendo parte importante, termina modificando tu rutina y las cosas que hacés. Y eso está genial. Se me ocurren dos cosas para contar o analizar sobre esta sencilla situación.

La primera, y no poco importante, es que corriendo también se conoce la ciudad. Ayer salí con mi amigo Pablo (con el que hemos compartido varias carreras) que ya había visto que cerca del hotel había un parque así que allí fuimos. Resultó ser un parque espectacular, al mejor estilo Central Park, no tan zarpado, pero tampoco tan lejano. Resultó ser que de golpe estábamos conociendo uno de los parques más importantes de la ciudad (no el más grande pero probablemente el más importante), el Tiergarten, que además de ser hermoso, es tranquilo, por momentos uno corre bordeando el río y, además, posee varias esculturas y escenarios importantes para la ciudad.

Y entonces, uno se encuentra corriendo pero a la vez conociendo la ciudad. Todo junto. Ayer, por ejemplo, en el medio de la corrida resulta que también llegamos al Parlamento, más conocido como el Reichstag. Entonces, uno además se da el lujo de hacer una paradita y tomarse unas fotitos en ese hermoso lugar.

Ese es el primer punto importante. Ya lo dije, pero lo repito, es mi blog: corriendo también se puede conocer la ciudad. De una forma bastante hermosa por cierto.

La segunda surgió de algunos debates en Twitter, que también vale la pena mencionarlo (podría ser otro post, pero hoy estoy poco ladri y lo pongo todo junto): cuánta voluntad tuve que poner para llegar, cambiarme y salir a correr. Dejenme decirles: nada. Pero no lo digo por soberbio o porque suena cool, es que reconozco que al principio para salir a correr hay que tener constancia y mucha auto disciplina y por ende esa voluntad para acostumbrarse a correr. Pero cuando uno lleva mucho tiempo (en mi caso, solo 11 meses) corriendo, y lo incorporó a su vida, pasa a ser algo que uno necesita. Se que si uno no corre parece una locura, correr puede ser cansador, dar fiaca. Lo se, pero creanme que una vez que arrancan, uno empieza a necesitarlo. Ayer llegué, y antes que salir a caminar, comer una salchicha alemana o tirarme un rato en la cama, moría de ganas de correr. No eran solo ganas de emoción, sino también físicas. Sentía que mi cuerpo después de casi 10 días sin correr y mucha comida encima, me lo pedía. Entonces, de nuevo, hace falta voluntad para empezar a correr, pero una vez que se acostumbran ya no es voluntad lo que te saca a hacer estas “locuras”.

De hecho, y para cerrar, uno se acostumbra tanto que ya me armo la valija preparando material para correr. Ahora, siendo las doce de la noche, escribo y programo este post porque mañana, a las siete de la mañana, dos horas antes que empiece la conferencia a la que vine, salgo a correr. =)

Por supuesto, toda vida sana tiene su contra parte, y a la noche me hice mi tiempito para seguir conociendo la cultura alemana:

IMG_0572

Anuncios

2 comentarios para El correr es un placer… cuando viajas

  1. 

    Heya! I just wanted to ask if you ever have any issues with
    hackers? My last blog (wordpress) was hacked and I ended up losing months of
    hard work due to no data backup. Do you have any methods to stop hackers?

Trackbacks y pingbacks:

  1. Sachsenhausen, de “visita” en un campo de concentración « Un Mundo (no tan) Binario - octubre 16, 2013

    […] les conté que tuve la suerte de conocer hace unas semanas la hermosa ciudad de Berlín y en esa visita, elegí el último día hacer un tour para conocer un campo de concentración, más […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s