¿Todo cambió para que nada cambie?

Seba Bortnik —  11 enero 2010 — 3 comentarios

Autor invitado: Ignacio Sbampato

Cuando le dije a Sebastián que me anotaba en escribir algo para su blog durante esta semana y él dijo que sí, debo reconocer que me costó un rato encontrar un tema sobre el qué escribir.

En lo que respecta a la tecnología, industria de la que formo parte, hay tanto por decir, tanto ya dicho. Y ni hablar del nicho especifico en el que desempeño mi labor todos los días, seguridad informática, que de tanto que viene creciendo y transformándose, va camino a convertirse en algo tan transversal que deja de ser una micro-parte de una organización para llegar a ser un atributo infaltable en toda compañía y/o comunidad.

Sumado a la duda en el tema a desarrollar, Sebastián no se dio cuenta que al decirme que sí, le estaba dando el lugar a alguien que ya se está poniendo “viejo y quejoso” como yo ;-P

Haciendo honor a lo anterior, decidí entonces rebuscar entre los años que pasaron para llegar a una imagen de lo que será la seguridad en éste que comienza. Como escribo sobre el tema desde el siglo pasado, material para comparar me sobraba, y me puse a leer viejos artículos para poder así hacer una suerte de balance de lo sucedido en los últimos 10 (o incluso más) años en lo que se refiere a la Seguridad en Internet.

Los resultados de la comparación entre aquella época y esta me llevaron a conclusiones, digamos, un tanto negativas. Da la sensación que avanzamos muy poco y que en algunos casos hasta retrocedimos.

Por mostrar un caso emblemático, uno de los principales vectores de reproducción de las amenazas informáticas actuales son los dispositivos USB (pendrives, memorias de cámaras digitales, etc), al igual que 20 años atrás los discos flexibles (sí, sí, los viejos y queridos floppy disks) fueron la más veloz manera para los prehistoricos virus informáticos se propagaran. En el tiempo que pasó, des-aprendimos la lección de evitar que un medio externo (los disquetes, CDs, DVDs, USB) pueda ejecutar automáticamente algún tipo de código al ser conectado/insertado en un equipo.

Si dejamos las amenazas de lado, seguimos viendo que el software es lanzado al mercado con vulnerabilidades de seguridad (sea propietario o libre), y que el usuario sigue siendo el eslabón débil de la cadena al desoir o desconocer las más básicas prácticas de protección de su información.

Esto último, justamente, es una de las cosas que se ha mantenido a lo largo del tiempo, y es de cómo la Ingeniera Social, es decir, los métodos para convencer a las víctimas de que hagan lo necesario para que los victimarios saquen su provecho, sigue siendo una de las armas más precisas que tienen quienes aprovechan la tecnología para sacar rédito a expensas de los demás.

En este balance, pese a lo negro que viene lo que están leyendo, no deja de haber cosas muy positivas que destacar, aunque no parezca tanto. En primer lugar, la tecnología de seguridad ha avanzado muchísimo, preparándonos mejor para reconocer, mitigar y combatir un gran numero de ataques.

El otro punto positivo es que las amenazas están muy bien identificadas y existen un gran número de formas para combatirlas. Falta solamente conciencia de nuestra parte en aplicar mejores prácticas de seguridad y mayor difusión de las iniciativas de seguridad a fin de que todos quienes coexistimos en Internet tomemos en serio la necesidad de manejarnos responsablemente con nuestra información.

Para inclinar la balanza a favor de los usuarios, y evitar que “viejos quejosos” como yo sigan pensando que estamos igual que antes, los invito a todos a tener lo anterior en cuenta, no olvidar lo pasado para usarlo como herramienta para asegurar el presente y el porvenir, y ayudar en la aplicación y difusión de las mejores prácticas en seguridad, así los próximos balances tendrán más elementos positivos que negativos.

Anuncios

3 comentarios para ¿Todo cambió para que nada cambie?

  1. 

    Ignacio,

    Creo que todo seguirá así hasta que alguna empresa de peso haga un sistema simple de usar, lo suficiente como para que tu tía o mi prima que estudia pintura, puedan usar la PC con la misma facilidad y seguridad que una licuadora o una plancha.

    Mientras tanto las PC son hoy el electrodoméstico más complicado jamás inventado.

    La industria debe reinventarse.

    Saludos,
    Raúl

    • 

      Raúl,

      muy probablemente. Es el viejo dilema de la usabilidad en las nuevas tecnologías. Todavía recuerdo lo que le costó aprender a programar la videocasetera a mi madre y comparado con la PC, era algo sencillo 🙂

      Saludos.

Trackbacks y pingbacks:

  1. Mundo Binario retro: test para saber cómo funciona tu PC « Un Mundo (no tan) Binario - octubre 18, 2013

    […] Mundo Binario retro: test para saber cómo funciona tu PC […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s