Delincuentes

Seba Bortnik —  6 septiembre 2009 — 5 comentarios

Son las seis de la mañana, y casi ni dormí. Así que voy a despacharme con algo nada que ver con la tecnología. En los últimos días, directa o indirectamente observé tres tipos de delitos.

Delito 1: Por la realización del partido de fútbol Argentina-Brasil (que lamentablemente ganaron los segundos), disputado en la ciudad de Rosario; el día anterior al partido caminaba por la peatonal de mi ciudad y observaba la cantidad de gente (más de 5 personas en un ratito) que estaban revendiendo entradas en la calle. Así nomás, a la vista de todos. Obviamente ninguna de estas personas fue detenida. Cabe aclarar que estas personas (los vendedores) no son los únicos delincuentes atrás de esta actividad ilegal. Se estaban vendiendo entradas que hacía pocas horas habían salido a la venta. Esto quiere decir (y no estoy descubriendo la pólvora con) que con la complicidad (o el negocio) de dirigentes del fútbol, se otorgan entradas para reventa mucho antes que para la gente que la quiere comprar por derecha. Un negocio más para los dirigentes de fútbol, que la pasan mal, pobres. Comentario al margen: una entrada de $50 se vendía a $300/$500 y más.

Delito 2: Le pasó a un familiar, también en la ciudad de Rosario. Hace un tiempo compró dólares en una casa de cambio. Unos meses más tarde se acerca a la misma a cambiar el dinero nuevamente por pesos argentinos. Le informan que como los dólares no están en excelente estado, debían quitarle el 10% del valor. Los mismos billetes que ellos entregan para la venta, luego no son aceptados para la compra (salvo el descuento). ¿Se entiende el “negocio”? Sí, es muy sencillo, ese 10% que descuentan sería coherente si luego ellos no entregaran los mismos billetes que compraron al 90% de su valor. Pero como se manejan, están cometiendo un delito que me gustaría saber cuánta ganancia ilegal les representa a fin de mes. Ladrones.

Delito 3: En mis viajes frecuentes a la ciudad capital de mi país, Buenos Aires, ya he visto muchas veces como menores de edad roban carteras, bolsos o billeteras y huyen corriendo, cruzando calles mientras pasan los autos para evitar ser atrapados. Por lo general veo este delito desde un taxi, cuando estoy entrando al centro de la ciudad. Obviamente que es una situación incómoda ver a un pendejo corriendo (desesperado) y a una persona atrás gritando (desesperada también) por que le robaron (y manotearon) algún bien personal. Este es un delito que, como los anteriores, ocurre frecuentemente en nuestro país.

Lo que me causa mucho dolor de todo esto es que, de los tres delitos, el que opinión pública, medios, políticos más condenan es el tercero. A mi criterio (aunque todos delitos, aclaro), el menos grave. Al menos, el más comprensible. El que más fácil puede explicar el contexto de un país que se cae a pedazos, con serios problemas sociales y laborales.

Mi pregunta es: ¿por qué un crimen atrás de un mostrador no molesta? ¿por qué cuando roban los ricos no pasa nada y cuando roban los pobres nos espantamos?

Eviten cualquier comentario estúpido como que yo estoy aprobando el delito por parte de gente humilde. Lo que estoy diciendo es que los ricos roban muchísima más guita que los pobres. Esto nadie me lo puede discutir, creo. Sin embargo, nos pasamos la boca hablando de los delitos que son cometidos por aquellos que ocupan un lugar poco privilegiado en la escala social de la sociedad. Y los otros los vemos pasar diariamente sin siquiera sentirnos un poco incómodos.

Hipocresia, desinformación y falta de sentido crítico son las causas. Creo yo.

Tenía ganas de compartir esto. Saludos y el Lunes volveré a hablar de tecnología que es lo que esperan encontrar en el blog. 😉

Anuncios

5 comentarios para Delincuentes

  1. 

    a mi escandalizan los 3 por igual, el último me pega más de cerca porque a mi un pibe me robo la cartera con esa modalidad, en cambio nunca me hicieron una estafa como esa, y entradas por reventa nunca compre, y si vendi fue solo en ocasiones cuando no podia o no queria entrar, no fue a propósito.

    No me quiero explayar, pero concuerdo que el pibe que roba no lo hace por hambre, pero tampoco es completamente su culpa, porq influye mucho como lo criaron sus padres, maestros, los pibes de la edad con los que se junta, etc. Capas que si yo hubiese nacido en otro lugar ahora seria una “piba chorra”

    Una preguntita, donde compro los dolares tu amigo?, asi no voy a ese lugar….

  2. 

    parece ser que envenenarlos no es violencia
    y es violencia su desesperación

    Los pibes que roban una cartera estan desesperados, no hay que caer en naturalizar esa situación, ni justificarla, pero es necesario no culpabilizarlos. Quiénes son los primeros que los envenenan a estos chicos sin darles una puta posibilidad para tener una vida digna…

  3. 

    Una masa tu post… la verdad mucha razon. y me gustó como lo planteaste.

    El primer comentario nada que ver…

  4. 

    creo que lo que vos decís forma parte de una DOBLE MORAL muy común en todos nosotros (los argentinos)…. seguramente el tipo que le compra la entrada a $ 500.- al revendedor (puteando porque no pudo conseguirla a $ 50.) pero igual la compra, se escandaliza más si un “pobre”, roba una cartera a una señora…..sin darse cuenta, que el también ha sido pariticipe “voluntario” de un robo….
    basta ver, por ejemplo, la gente que duerme en la calle, a pocos metros de la casa rosada, o la gente que vende ropa trucha, a menos de 100 mts. del ministerio de economía (yo lo he visto personalmente)sin que “nadie lo note”?, para darnos cuenta que en realidad, el “pobre” que roba la cartera, es simplemente la puntita de un iceberg, mucho más grande, donde la base del mismo, casi con seguridad, está compuesta por politicos y “hombres poderosos”…… solamente cambiaremos si algún dia, empezamos por decirle NO a esos tipos, para que no nos roben (casi siempre indirecta y sutilmente), y de esa forma, y con buenas politicas de estado, es probable, que el chico que robó la cartera a la señora y salió corriendo, en un futuro, esté sentadito en el banco de una escuela, preparandose para ser un BUEN HOMBRE…… o quizás todo esto sea una utopía, no se….. bueno, los dejo, porque tengo que ir a comprar una entrada de reventa para el recital de Arjona (jaja)
    abrazo
    el bocha de bahía

  5. 

    Sin justificar ninguno de los 3 delitos, hay una sutil diferencia entre estos. Los dos primeros, exigen que “alguien” acepte “ser robado”, mientras que en el tercero, el delincuente te elige y perdiste.

    En cada caso:
    a) Si compras una entrada de 50 por 500, tenés problemas… ya se que está mal y todo lo que quieras, pero el hecho de que “alguien” compre, incentiva que ese precio no sea 50 sino 500, por lo que el culpable, en buena parte, es de quien compra… el que vende simplemente está aprovechando lo que llamamos la ley de oferta-demanda, y el fanatismo de algunos (esos mismos que revenden, van bajando el precio de la entrada… incluso a venderla a 50 nuevamente, cuando se dan cuenta de que no las pueden “ubicar”).
    b) Si en el banco te dicen que no te toman el 100% de su valor, exigí hablar con la persona a cargo. Si esa persona no sabe darte una respuesta favorable, existen los lugares de reclamos del consumidor. Además, hay varios lugares en donde podes cambiar dólares… no uno solo en todo el mundo.
    c) Si el ladrón te eligió a vos, perdiste. No hay posibilidad alguna de “no aceptar que te robe” (te pueden terminar matando si te negás); ni tampoco la posibilidad de reclamar a la persona a cargo o de hacer una denuncia que tome lugar (lo que haces en una comisaría es una exposición, ya que no sabes el nombre del ladrón… y bueno, si sabes quien es… ni hablar).

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s