Teletrabajo – Parte III de III

Seba Bortnik —  16 abril 2009 — 14 comentarios

Continuación de
Teletrabajo – Parte I de III
Teletrabajo – Parte II de III

Consejos para el “éxito”

Quizás no sea el indicado para dar consejos para el éxito, y es por ello que daré consejos para el “éxito”, dada mi poca experiencia al respecto. Pero les dejaré algunos puntos importantes, divididos en dos categorías: técnicos y no técnicos.

Desde el punto de vista técnico, es importante:

  • Contar con una conexión a Internet estable y de ancho de banda razonable.
  • Contar con una PC que cumpla los requisitos técnicos necesarios. El monitor LCD es importante si pasaremos muchas horas frente a la PC.
  • Contar con un dispositivo móvil para cuando uno se aleje de la casa (notebook, netbook, blackberry, etc.)
  • Contar con un plan B: ¿qué pasa si se quema la fuente de la PC? ¿qué pasa si se cae la conexión a Internet? Una notebook y un bar cercano a casa, otra conexión a Internet y otras tantas alternativas válidas.
  • Contar con una conexión VPN segura contra la oficina: de esta forma, uno trabaja desde su casa pero accede los recursos internos de la red tal como si estuviera en ella.
  • Establecer los flujos técnicos necesarios de comunicación con otras personas: correo electrónico, chat, videollamadas (skype es magnífico) y videoconferencias. Contar con todos estos componentes facilita mucho el trabajo. No es lo mismo chatear con alguien que hablar con alguien y puede cambiarnos el día escuchar otra voz. 😉
  • Contar con otros recursos técnicos adicionales importantes: impresora (preferentemente láser), buenos parlantes y micrófono, cámara web. Y otros que puedan surgir según el caso.
  • El clima: hoy cualquier oficina tiene aire acondicionado, pero todavía no cualqueira tiene uno en su casa. Es importante contar con el clima de trabajo propicio ya que uno estará allí todo el día.

Por otro lado, otras consideraciones no relacionadas al campo técnico:

  • Organizarse diariamente: preferentemente dejar preparado desde el día anterior tareas para el día siguiente. Al levantarse, al no tener la obligación explícita de salir de casa, es bueno ya tener al menos tareas para primera hora asignadas que no nos permitan demorar el inicio de tareas.
  • El escritorio: este es un pilar fundamental. Si trabajamos en una oficina, seguramente tendremos un escritorio a nuestra disposición con las comodidas necesarias. En casa, es más frecuente disponer de espacios más reducidos pero este no puede ser el caso. Hay que tener un escritorio cómodo, una silla cómoda (fundamental) y todos los materiales necesarios para el trabajo (que no falten biromes, resaltadores, lo que sea necesario para trabajar).
  • La “oficina” en casa: este es otro punto importante. El teletrabajador muchas veces no dispone de un espacio particular en la casa para trabajar. El lugar donde se trabaja también puede ser el living, o la habitación. Este es un problema muy serio por dos motivos: el primero porque psciológicamente no es posible separar el ambiente de trabajo de un ambiente de ocio. El segundo, es que otros integrantes de la casa pueden necesitar ese ambiente y no disponer de él mientras uno trabaje puede ser problemático. Lo recomendable es tener una habitación cuyo uso principal sea el de ser “la oficina”. De esta forma, uno se mete ahí adentro, cierra la puerta y alrededor puede pasar lo que sea (que vengan visitas a tu casa, que toquen el timbre, que alguien en tu casa escuche música) pero vos estás metido en tu oficina, en tu trabajo.
  • Ponerse objetivos diarios: esto es similar a la organización, pero como ya mencioné existen dos riesgos al trabajar en casa cuya solución es el auto-rigor: volverse muy vago (que cueste arrancar) o volverse muy obsesivo (que cueste cortar). La idea es buscar el equilibrio y los objetivos diarios son útiles para saber si uno ya hizo el trabajo suficiente para terminar, o si tiene sentido meterle un poco de horas más al trabajo.
  • Vestirse: puede parecer una pavada, pero a mí me hace bien. Una tentación para el teletrabajador es levantarse en pijama (por ser amables), ponerse un par de pantuflas y empezar a trabajar. Mi recomendación es mantener, como decirlo, la pulcritud, como si uno estuviera en el trabajo. Obviamente que podemos ponernos una remera vieja, con la que quizás no saldríamos a la calle, pero yo recomiendo por la mañana levantarse, pegarse una duchita y cambiarse como si uno fuera a salir, y recién ahí empezar a trabajar. Es una cuestión psicológica creo yo.
  • Contactar con humanos: como ya mencioné, la soledad es uno de los puntos críticos. Por lo tanto es recomendable intentar mantener contacto con seres humanos tanto en horario de trabajo como fuera de él. En el primer caso, intentar extender las comunicaciones a más que el email y el chat, y en lo posible, hablar por teléfono (incluso con webcam) al menos una vez al día. Escuchar una voz, charlar en tiempo real, son cosas que vale la pena no perder. Asimismo, es importante cuando uno terminar de trabajar, encontrar actividades grupales: ver a un amigo, charlar con tu pareja. Es decir, después del trabajo hay que establecer relaciones humanas “reales”. En mi caso, además de charlar con mi pareja, intento ver a un amigo, juego al fútbol una o dos veces por semana, voy a inglés y otras actividades. Estas me permiten cortar la soledad, y eso no es poco.

Una vez más, seguramente la última: ¿más ideas? 😛

El teletrabajo: lo que viene…

Cerrando esta serie de tres artículos me interesa dejar algo en claro: aunque el teletrabajo es una realidad, y ya se está utilizando en muchísimos casos; será una realidad mucho más frecuente con el pasar de los próximos años. Creo que estamos por entrar en esos años en donde el crecimiento será superior al visto hasta ahora, para luego de unos 5 años estabilizarse como algo muy utilizado.

La tecnología sigue avanzando y cada día esta modalidad de trabajo traerá más ventajas para las empresas y los trabajadores.

Creo que también se abrirá un espectro como punto intermedio que ya se está viendo en algunas pocas empresas: aunque un empleado no sea un teletrabajador, podrá trabajar desde su casa, por ejemplo, un día a la semana.

Para avanzar un poco más en esta idea: el teletrabajo le permitirá a las empresas ser más flexibles para permitir que un empleado que tenga algun problema (léase descompostura), o necesidad de pasar un día en su casa, pueda trabajarlo sin tener que tomarse el día, solo cambiando la modalidad.

En fin, hasta aquí llego yo con algo que quería volcar en lo que para mí está siendo una experiencia muy interesante, de la cual estoy aprendiendo día a día.

Sí, cierro con algo original: se escuchan opiniones… :mrgreen:

Anuncios

14 comentarios para Teletrabajo – Parte III de III

  1. 

    Great site you have here but I was curious if you knew of any message
    boards that cover the same topics talked about here?
    I’d really like to be a part of group where I can get opinions from
    other experienced people that share the same interest.

    If you have any recommendations, please let me
    know. Many thanks!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s