Teletrabajo – Parte II de III

Seba Bortnik —  15 abril 2009 — 11 comentarios

Continuación de “Teletrabajo – Parte I de III

¿Contratar un teletrabajador?

Como mencioné antes, intentaré pensar las ventajas y desventajas pero ahora desde el lado de la empresa: ¿por qué contratar un teletrabajador? (independiete si free-lance o no).

En cuanto a las ventajas, a mi criterio, la principal es que pensar en el teletrabajo permite expandir las fronteras en la búsqueda de personas. Este es el punto principal: las empresas ya no deben limitarse a lo que su ubicación geográfica les ofrezca en términos de recuros humanos, sino que pueden pensar en personas que estén ubicadas, por qué no, en cualquier parte.

Asimismo existen otras ventajas suplementarias, como el ahorro en espacio físico, lo cual puede ser muy importante para empresas que a veces están ajustadas con “la cantidad de escritorios disponibles”. Sin embargo, creo que el resto son ventajas complementarias a la principal ya mencionada.

Respecto a las desventajas creo que es mucho más difícil tanto la contratación de una persona remota como el seguimiento de su trabajo. En el primer caso, dado que en el teletrabajo hay un alto componente de confianza y es muy dificil en un proceso de selección tradicional, llegar a un conocimiento de la persona que uno diga: “Sí, este loco yo se que en su casa le va a poner pilas al laburo”. Todos los casos cercanos que conozco de teletrabajadores (amigos, parientes y yo mismo) son casos en donde el contratante ya conoce de cierta forma a la persona contratada. Habría que ver cómo será en otros casos.

Por otro lado, una vez contratado, es claro que el seguimiento es mucho más complejo que si uno tiene a la persona ahí todo el día face-to-face.

Seguramente en este punto habrá muchas más ideas que se me escapan y soy, como siempre, todo oídos para aquellos que hayan tenido experiencia tomando una decisión de este tipo.

¿Cualquier trabajo puede ser teletrabajo?

Este es un tema fundamental y dejo una sentencia que, supongo, estaremos todos de acuerdo: no cualquier trabajo puede teletrabajarse.

En mi caso particular, trabajo en investigación y educación y, ambas tareas son posible llevar adelante trabajando desde casa. Sin embargo, hay ciertos impedimentos que pueden hacer que un trabajo no sea posible realizarlo remotamente, desde tu casa. Algunos de estos factores pueden ser:

  • La necesidad de atender clientes (o personas) en un lugar específico.
  • La necesidad de realizar con mucha frecuencia reuniones (la video conferencia reemplaza la reunión pero no es lindo estar todo el día en reuniones virtuales).
  • La necesidad de procesos creativos.
  • El trabajo en equipo permanente.

Una vez más estoy citando solo algunos motivos que yo tengo en mente pero habrá muchos más.

Acá pueden ver un listado de servicios teletrabajables. Básicamente es un listado de los servicios que más comunmente son teletrabajables.

Liderazgo en el teletrabajo

Este punto a mí me parece fascinante. Porque con el teletrabajo se abre un nuevo mundo del cual hablaré por arriba ya que no tengo experiencia. Con los teletrabajadores nacen los telejefes. Y aquí se abre un nuevo mundo desde el punto de vista del management y el liderazgo: cómo ser el jefe de alguien que no está al lado tuyo.

Me resulta muy interesante este tema ya que los nuevos líderes, que tengan teletrabajadores, deberán tener nuevas capacidades que quizás no eran valoradas hasta la fecha.

No voy  a extenderme mucho en este punto ya que no tengo experiencia (más que ver cómo me trata mi jefe) pero creo que priman los valores de flexibilidad, organización y claridad. Ayudar a la gente a conocer sus objetivos claramente y a organizarse en base a los resultados, hacer un seguimiento de las tareas, aprovechar las tecnologías, etc.

Como siempre, también es escuchan opiniones/comentarios de quienes tengan experiencia en el campo.

Mañana cerramos esta serie con algunos “consejos para el éxito” y una pequeña opinión sobre lo que se viene.

Continuará en “Teletrabajo – Parte III de III”

Anuncios

11 comentarios para Teletrabajo – Parte II de III

  1. 

    Lo que menciona Javier es importante, y creo que merece tema aparte.

    ¿Al estar trabajando en casa, pierdes prestaciones?

    Si acaso lo referente a la protección en el traslado de casa al trabajo.

    ¿Se pueden prestar estas situaciones a contratos que castiguen al empleado, dándole una categoría inferior a la que tendría si estuviera en la oficina?

    Sería incorrecto, ya que es la empresa quien solicita tele-trabajadores, no el trabajador quien solicita trabajar desde casa.

    Considero que el que responde a la solicitud lo hace a sabiendas de lo que le ofrecen y lo que no. Por desgracia, muchos agarran cualquier trabajo, sin prestaciones ni nada, para no estar en el paro, y eso hace que los empleadores encajen la uña a los siguientes contratados.

    Las dependencias gubernamentales encargadas del empleo y la seguridad social, tendrán que regular esta nueva modalidad de trabajo, si no se quiere convertir el tele-trabajo en tele-explotación.

    Saludos

    • 

      Yo personalmente rindo un 70% mas trabajando solo que en la empresa porque la mayorìa (no todos) de los jefes se sienten menos jefes si no estàn controlando lo que uno hace. Ahora que trabajo desde casa se me interrumpe solo cuando es pertinente y ante la naturaleza remota del contacto la comunicación se hace màs especifica y ordenada (no puedo pedirle 20 veces que me aclare que quiso pedirme, porque perdemos tiempo y plata ambos)

      El tema de la estipulación de contratos de trabajo remoto es complejo y tiene muchas variantes.

      Cada contrato es un acuerdo entre partes por lo tanto como recita el proberbio “un acuerdo es un punto intermedio en el cual ninguna de las dos partes està completamente satisfecho”, cada uno cede un poco evaluando los costos y beneficios del acuerdo.

      Si un trabajador solicita realizar su tarea desde casa no tiene por que ser escalado de nivel, basta realizar un perìodo de prueba y ver como rinde.

      Para darte un ejemplo yo trabajo como proyect manager para una empresa italiana de desarrollo php y sigo teniendo pràcticamente el mismo sueldo, lo que hice fué proponerles de reducirme del sueldo lo que corresponde a las contribuciones fiscales italianas (que son bastante altas) y pagarlas yo en Argentina como monotributista.
      Ellos se ahorran €30.000 al año y en el cambio a mi me conviene (antes trabajaba en la sede de Milan).

      Cabe repetir lo que dijo Seba: “No todos pueden/saben trabajar desde casa” hace falta mucha disciplina y un manejo de la tecnología bastante importante (segùn el tipo de trabajo)

Trackbacks y pingbacks:

  1. El teletrabajo – Conclusiones « Un Mundo Binario - mayo 10, 2010

    […] Teletrabajo – Parte II de III […]

  2. Fe de erratas: el teletrabajo « Un Mundo Binario - enero 28, 2010

    […] Teletrabajo – Parte II de III […]

  3. El teletrabajo - bonus « Mundo Binario - abril 21, 2009

    […] Teletrabajo – Parte II de III […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s