El sentido común y la seguridad (historia con moraleja)

Seba Bortnik —  7 agosto 2008 — 3 comentarios

Vía el blog de Bruce Schneier, me acerco a una interesante historia sobre seguridad, publicada en el blog de Scott Adams, autor de Dilbert.

La historia que envió un lector de la tira cómica al autor es real; y mal traducida por mí dice algo así:

Yo estaba dejando mi trabajo un viernes por la tarde, con mi portátil en mano (sin maletín) y fui detenido por personal de seguridad y me dijo que no puedo tener el portátil conmigo y que tenía que estar dentro de una maleta (o mochila).

Le pregunté por qué, y me dijo que ha habido una gran cantidad de robos de portátiles. Me preguntaron dónde estaba la maleta. Le dije que estaba junto a mi bicicleta, que tuve que dejar en otro edificio porque la gente de seguridad no me deja dejarla conmigo. Luego de un momento de silencio, me dijeron que podía llenar un formulario y llevar la laptop conmigo, y le dije que no tenía problema.

Luego me dijeron que yo no podía completar el formulario, que lo tenía que hacer mi jefe. Les expliqué que mi jefe no trabaja en el mismo edificio que yo, ni nadie de jerarquía superior a mí. Esto pareció ser un problema para el equipo de seguridad. Finalmente, me brindaron una solución brillante al problema. Me dijeron que si tenía alguna bolsa en la oficina, que ponga la notebook ahí y que todo estaría bien. Por supuesto, no tengo bolsas (de supermercado, de residuo) en mi oficina, ¿por qué debería? Sin embargo, tenía un rompevientos (una campera). Así que fui hasta mi oficina y envolví la laptop con mi rompevientos y volví a bajar.

No pude ver cómo esto prevenía de un robo, ya que en realidad parecía que yo me estaba robando la laptop. Satisfechos de que habían cumplido con su deber, el equipo de seguridad me dejo seguir mi camino.”

Como dice Schneier, es interesante analizar de esta historia cómo muchas veces los profesionales en seguridad, luego de implementar políticas de seguridad; parecen estar más preocupados por seguir al pie de la letra la política que por mejorar la seguridad; aún cuando parece que algo no tiene sentido.

Más allá del caso puntual y de las opiniones que espero puedan dejar como comentarios, insisto en una idea que ya presenté: ningún extremismo es bueno, ni la paranoia absoluta, ni ser muy estricto; ni tampoco los otros extremos, la indiferencia, la confianza ciega. La seguridad al fin y al cabo se trata de equilibrio. Y en ese equilibrio es importante conocer el rol de cada componente de la seguridad, y las políticas son un apoyo y una concreción de la visión en seguridad que tenga la organización y debe ser seguida, respetuosamente, pero con el sentido común y seriedad que debe caracterizar a cualquier profesional en seguridad.

Anuncios

3 comentarios para El sentido común y la seguridad (historia con moraleja)

  1. 

    Los que se encargan de seguridad en los edificios, empresas etc… no tienen sentido comun, solo estan habituados a cumplir ordenes..

  2. 

    no me hubiera aguantado de salir corriendo “HAHA, ME LA ROBÉ!!”

  3. 

    muy buenoo..hay historias muy locas rondeando por ahi no te parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s