Y el último deber es…

Seba Bortnik —  22 julio 2008 — 4 comentarios

Atención, noticia de último momento: voy a criticar a Mozilla.

Sí, pero no se asusten, no es a Firefox, como navegador, sino a Mozilla, como fundación. Resulta que los últimos días se juntaron dos lecturas en mi vida, que tienen una relación directa e interesante, que vale la pena mencionar…

Por un lado leo en el blog de Ignacio, Virus Atack!, una reflexión respecto al mantenimiento que la fundación Mozilla hace de su cliente de correo, Thunderbird. La historia es más o menos así: hace rato que la gente de Mozilla anunció que no le continuarían prestando la atención al cliente de correo y que focalizarían sus fuerzas en Firefox. El anuncio de Mitchell Baker, CEO de Mozilla, fue el siguiente:

“El esfuerzo en Thunderbird es eclipsado por la enorme energía que la comunidad centró en la web, Firefox y el ecosistema a su alrededor. Como resultado de ello, Mozilla no se centra en Thunderbird tanto como lo hacemos con Firefox y no esperamos que esto cambie en un futuro previsible.”

En un principio no hay nada raro. Es más, parece una decisión razonable teniendo en cuenta el crecimiento de Firefox. El problema, es que a pesar de las diferentes posibilidades que se vienen barajando para dar continuidad al proyecto del cliente de correo Thunderbird, aún este depende de Mozilla y como consecuencia, no recibe las actualizaciones de seguridad que sí recibe el browser Firefox. Digamos que no solo lo abandonaron a nivel performance y prestaciones, sino que también a nivel seguridad.

Como bien indica Ignacio en su blog, “Firefox ya está por la versión 3.01, Thunderbird se ha quedado en la 2.0.0.14, con temas de seguridad no resueltos en su código, y que al ya conocerse porque han sido resueltos en Firefox, son incluso más fáciles de explotar“, y cierro con otra idea de él: “Si un proyecto de software libre y/o de código abierto deja de actualizarse y mantenerse, uno de sus mayores problemas es éste: los agujeros de seguridad que se pueden dar y que nunca serán resueltos”.

Hasta aquí la reflexión, digamos que inicial. El tema es que a la vez estaba releyendo por unas cosas que tuve que hacer el texto “La catedral y el bazar”, de Eric Raymond. Para quienes no lo sepan, resumo que el texto es un ensayo sobre el módelo de desarrollo del software libre. Es uno de los textos más interesantes para aquellos que se estén adentrando en el mundo del software libre por su simplicidad.

Durante el texto, Raymond cuenta a partir de su experiencia, diferentes aspectos del software libre y los va resumiendo en lecciones. En total son 19 lecciones pero si prestamos atención a la quinta, verán de qué estamos hablando:

“Cuando se pierde el interés en un programa, el último deber es heredarlo a un sucesor competente.”

¿Ahora ya estamos todos en sincronía? Aunque la gente de Mozilla salió a decir muy libremente que claramente ya no le están dedicando los recursos suficientes a Thunderbird, la realidad es que lo hicieron tarde. Y los más perjudicados somos son los usuarios que siguen utilizando un producto sin los requerimientos de seguridad que durante mucho tiempo se caracterizó por tener.

Lo llamativo de todo esto es cómo un referente del software libre, como Mozilla, hace caso omiso de uno de los principios de otro referente el software libre, como el texto de Raymond. Es así como muchas veces parece que el software libre es un concepto meramente técnico que para muchos es: “software que se puede leer el código, lo hace gente más piola que Bill Gates y le puede hacer competencia a Microsoft porque funciona mejor”.

¿Alguien se acuerde por qué le decimos software libre? Miren que el nombre no se lo puse yo. Dentro del software libre hay ideas de libertad (valga la redundancia), de compartir. Y en esas ideas están también los conceptos de comunidad y respeto. ¿Cuánta gente habrá interesada en continuar con Thunderbird? Seguramente mucha y de hacerlo con tiempo hoy no existirían los problemas de seguridad, más el poco futuro a corto plazo que este software, antes prometedor, prometía…

De una u otra forma, es una lástima que un referente del software libre como Mozilla siga estas practicas que desprestigian tanto al software libre. Obviamente que no puedo omitir todas las cosas buenas que hace Mozilla por el software libre, lo que Firefox implica y todo lo demás. Pero libre, es libre, y vale la pena hacer un poco de honor a tanta gente que pensó en un modelo, no mejor, sino más sano para distribuir nuestros software.

Anuncios

4 comentarios para Y el último deber es…

  1. 

    Muy triste noticia… yo usaba la version portable del Thunder, una herramienta muy potente con la posibilidad de llevar TODO en el pen drive (correos, contactos, configuraciones).

    Realmente una lastima ver como empieza a morir un proyecto tan bueno… espero que alguno tome la posta y continue su mantenimiento y desarrollo.

  2. 

    Recuerdo también haberme enojado cuando anunciaron que iban a restarle esfuerzo, porque es verdad lo que decías prometía mucho. Creo que el resultado fue que la gente lo dejó de usar. Que lo hereden a otros sería genial.

  3. 

    Gracias por la referencia al blog 🙂

    Estas son el tipo de cosas que el usuario promedio desconoce del software libre, que si no se hace bien, como con cualquier otro tipo de proyecto, termina dejando mucho que desear.

    Y tal como decis vos, llama la atención que esto pase con la Fundación Mozilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s