Voto electrónico y las barreras de la tecnología

Seba Bortnik —  9 enero 2008 — 1 Comentario

Hoy ya en un día más tranquilo (el maldito troll ya me lo tomo con humor…) me interesa reflexionar y volver al hilo del blog (¿qué? ¿cuándo me fui?) que es pensar y criticar la relación personas-tecnología…

Muchas veces encontramos muchos casos en los cuáles la gente se rehúsa a implementar la tecnología y prefieren seguir haciendo cosas “a mano” y las razones son muchas y variadas según el caso. Algunos que se me vienen a la mente son quienes se niegan a usar teléfonos celulares o en el fútbol que algunos se niegan a implementar tecnología para dar más seguridad a los fallos de los árbitros. En este caso, el tema es que la tecnología ofrece “más confianza” o mejor dicho “demasiada confianza” para lo que ciertas personas esperan del fútbol.

Pero justamente hoy quiero reflexionar sobre todo lo contrario… cuando la tecnología no brinda confianza y el caso paradigmático de esto es el tema del voto electrónico. No quiero ponerme ni a favor ni en contra (como siempre, van a pensar que no tengo opinión) pero sí analizar algunas posturas y principalmente la desconfiada.

La postura extrema y opuesta son aquellos que dicen: “el voto electrónico soluciona los fraudes, la falta de boleta y la lentitud del recuento”. Es imposible (y hoy en día se escuchan muchas quejas de los ciudadanos y comunidades de hackers y seguridad) negar que se puede cometer fraude con el voto electrónico, nadie lo puede negar. Las maquinas pueden tener vulnerabilidades y, por otro lado, si se pueden comprar fraudes, ¿qué mejor que comprar a una empresa que haga unas buenas máquinas que me den ganador solo a mí? Respecto a esto, está la película “El hombre del año” con Robin Williams sobre el voto electrónico, su veracidad y un poco de humor. Quienes piensan así, se mantienen firmes en su postura: “el voto electrónico no es confiable”.

Pero ahora me pregunto yo: ¿y el voto manual es confiable? Para los que vivimos en el tercer mundo más aún todavía… cada vez hay más denuncias de fraude y cada vez llegan a menos. Cada vez vemos menos confianza en los votos, más dudas y menos certezas sobre el sistema de voto a mano. ¿no se pone en manos de demasiada gente la transparencia del voto? ¿no es muy complejo garantizar la legitimidad en este sistema? Convengamos que si las máquinas pasaran por ejemplo por 10 auditorías diferentes y utilizando las medidas de seguridad que hoy existen más un backup en papel del voto, tranquilamente podría ser el sistema más confiable que el manual. ¿no valdrá la pena darle una chance a la tecnología? ¿no será que los que no son confiables son nuestros políticos?

Aquí en Rosario se implementó el voto electrónico para una consulta popular (a ningún político le interesaba hacer fraude en la opinión de la gente sobre pavadas) y el resultado fue muy bueno, la gente estaba muy conforme. Pensemos un mundo ideal y supongamos que hay entes honestos y auditores honestos (ya suponer a los políticos honestos escapa a mi imaginación): ¿no es más cómodo, rápido, eficaz el voto electrónico? ¿y no es más seguro también?

En fin, como verán, ambas posturas tienen pros y contras. Creo que de hacerse una implementación tecnológica en el voto se debe planificar cuidadosamente y no licitar a una empresa que las haga y punto, conociendo solo ellos el código de la aplicación y las máquinas.

Pero lamentablemente con este dilema y ambas posturas no alcanza, tenemos un problema más: supongamos que existen 200 auditores independientes variados y de diferentes empresas y ONG que aprueban un sistema de voto electrónico y se desarrollan así las elecciones. ¿la gente confiará en la tecnología? Creo que en el imaginario popular a Doña Rosa le asustaría que su voto sea un clic sobre una pantalla. Creo que la gente apoyaría más las denuncias de fraudes y creo también que es una lástima que se confie tanto en este sistema.

Pero para resumir lo que pienso, no creo que alcance con un sistema efectivo, sino con que la población esté convencida que el sistema es transparente. Si solo lo creen las pocas personas que pueden entender algún argumento informático, no tendrá mucho sentido.

En fin, es una discusión que vamos a escuchar por mucho tiempo pero también creo que tarde o temprano podremos decidir nuestro futuro en un teclado o una pantalla y ya vamos a poder presionar un botoncito, chiquito y pintado de rojo que diga: “que se vayan todos a la p….”

Anuncios

Una respuesta para Voto electrónico y las barreras de la tecnología

  1. 

    Totalmente a favor,yo te apoyo…y voto por el sistema con el botoncito chiquito rojo.Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s